Galletas Noruegas

Seguramente os preguntareis que hace una receta de galletas en un blog de comida para el tupper y la respuesta es muy sencilla:  un domingo se me ocurrió llevarlas al trabajo y a la gente les encantó. Desde aquel día no hay domingos de guardia en los que no estén así que, sin querer queriendo, se han convertido en parte de la fiambrera.

Estas galletas son una adaptación de la receta de las pastas noruegas de Laia, sin la yema cocida y añadiendo leche y canela, lo que hace que la masa no pierda textura pero que al comerla sea ligera y no se haga bola.

Ingredientes:

300 gr. de harina

150 gr. de mantequilla

70 gr. de azúcar

100 ml. de leche

1 yema de huevo cruda

Canela

Clara de huevo

1.- Fundir la mantequilla en el microondas, a 700W durante 30 segundos.

2.- Batir la yema con el azúcar a velocidad media y  añadir la mantequilla fundida y la leche.  Subir la velocidad y seguir batiendo hasta que la mezcla monte y tenga la consistencia de la crema pastelera.

3.- En un bol, tamizar la harina y hacer un hueco en medio. Volcar la crema de mantequilla y huevo y el resto de la leche; amasar con una cuchara y cuando ya estén los ingredientes incorporados volcar en la mesa y seguir amasando hasta conseguir una masa consistente.

4.- Calentar el horno a 180ºC

5.- Con un rodillo estirar la masa hasta que tenga un grosor de medio centimetro y cortar las galletas con cortapastas de diversas formas, colocándolas en una bandeja de horno en la que habremos colocado un silpat o, si no se tiene, un papel de horno.

6.- Pintar las galletas con la clara de huevo y espolvorear con azucar. Meter en el horno durante 20 minutos o hasta que veamos que las galletas han suflado ligeramente y se han dorado por encima.

7.- Sacar del horno y dejar enfriar.

NOTAS Y SUGERENCIAS:

A.- La masa puede prepararse con antelación y guardarse en la nevera envuelta en papel film.

B.- Para unas galletas más doradas, se puede utilizar azúcar de caña en lugar de azúcar refinado.


Anuncios

Organizando La Fiambrera.

Si habéis leído mi entrada anterior sabréis que estoy con el tobillo fastidiado y, de momento, imposibilitada para trastear por la cocina. así que lamentablemente las recetas quedan en standby hasta que me recupere del todo.

Y ahora vamos a lo que nos ocupa: cómo organizar el tema tupper.

Hace tiempo que buscaba un sistema eficaz para organizar los menús semanales, de tupper y de cena, ya que al vivir sola pues sucedía lo de siempre: o bocatas o latas de cualquier cosa o precocinados, lo cual me pasó factura en forma de disfraz de nadadora (también llamado michelín flotador).

Visitando uno de mis blogs favoritos, Just Bento, encontré la manera perfecta:  el organizador semanal de comidas.

(Foto cortesía de Makiko, de Just Bento)

Como podeis ver, es una lista dividida en cinco partes (una para cada día de la semana) en la que se anotan desayuno,  los componentes del tupper y la cena así como un espacio para anotar qué restos de nevera se pueden aprovechar para los menús y otro para anotar las cosas que comprar.

Para las que queremos llevarnos una fiambrera equilibrada, el espacio del menú de la comida tiene subdivisiones donde anotar las diferentes proteinas, carbohidratos, vegetales y la fruta o el postre que nos llevemos.

Podeis descargarla aquí (en inglés, si teneis alguna duda dejadme un comentario)

Un esguince y otras cosas …..

Hoy no tengo ninguna receta, bueno realmente si tengo algunas pero no he podido experimentar con ellas.  Desafortunadamente, una caída tonta y he acabado con un esguince de tobillo y teniendo que hacer reposo con lo que las cacerolas van a tener que esperar unos días.

Cuando no puedo moverme me da por darle vueltas a las cosas y hoy no he parado de pensar con qué sustituir la nuez moscada de mi crema de zanahoria, patata y puerro con parmiggiano. Todo esto por mi última conversación con mi amigo PainAgent, dónde averigüe que odia la nuez moscada; me di cuenta que, aunque le da un sabor muy rico y especial, no todo el mundo está acostumbrado y no se me ocurre nada con que sustiturla sin que el plato pierda su aquel.  Habia pensado en curry pero como que no tengo mucha idea de si quedaría bien…. ¿qué opinais?

Tambien he vuelto con el ganchillo ya que es la unica opción de entretenimiento factible para alguien que se pasa el dia tirada en el sofá con el pinrel en alto y se va a pasar así la proxima semana. Como soy una ganchillera hiperactiva, tengo tres proyectos a terminar a corto plazo: mi manta de sofá turquesa y dos bufandas, una para mi en lana multicolor de calcetines y otra para mi amigo Paul en lana merina en tonos grises  asi que aprovecharé para avanzarlas lo mas que pueda.

Pero como buena Tauro echo de menos meterme entre pucheros, echo de menos el ritual previo de la planificación, de la mise en place, del experimentar sobre la marcha….

Habrá que ejercitar mi escaso don de la paciencia, al menos hasta el jueves.

Macarrones con Boloñesa de Atún

macarrones con atun

Ingredientes (para 2 personas):
200gr penne rigate o cualquier otro tipo de macarrón

400gr de tomate natural triturado

1 puerro pequeño

1/2 cebolla mediana

2 latitas de atún claro en aceite

Orégano (puede sustituirse por albahaca)

Sal y pimienta

Queso parmesano o grana padano rallado

1.- Picar finamente el puerro y la cebolla. En una sartén grande calentar dos cucharadas de aceite y rehogar el puerro y la cebolla a fuego medio hasta que esten blandos pero no dorados.

2.- Escurrir el exceso de aceite del atún y echarlo en la sartén con la cebolla y el apio pochados. Bajar el fuego y rehogar con cuidado de que no salte el aceite hasta que esté ligeramente dorado.

3.- Añadir el tomate triturado, sazonar con orégano, sal y pimienta (opcionalmente se puede usar nuez moscada) y dejar reducir a fuego lento durante 30 minutos o hasta que se haya evaporado el agua del tomate y consigamos una salsa consistente.

4.- En una olla con suficiente agua hirviendo, añadimos la sal y cocemos los penne rigati (o macarrones) según las instrucciones del envase o hasta que estén al dente. Una vez escurridos ligeramente, añadirlos a la salsa a la que previamente habremos añadido el queso parmesano o grana padano y revolverlos con cuidado de que no se rompan.

NOTAS Y SUGERENCIAS:

A.- Esta salsa se puede congelar perfectamente teniendo únicamente la precaución de no añadir el queso.

B.- En el caso de que vayais a congerlar esta receta ya cocinada, recomiendo que la pasta se cueza un poco mas dura que al dente ya que el frio suele seguir cocinándola y de este modo no quedará tan blanda.


Bienvenidos A Esta Aventura

Llevaba tiempo queriendo organizarme para que el tema fiambreras no me fuera tan pesado y pensé que escribir un blog sería una buena idea. De este modo nace ¿Qué Me Llevo Hoy?, el lugar dónde compartiré con tod@s vosotr@s mis recetas para cada día.

Espero que os gusten!!!!

Recordaros que podeis seguir las actualizaciones de este blog en Twitter 🙂